Ramón Gutiérrez

Argentino, Arquitecto. Académico de Número de las Academias de la Historia y de Bellas Artes de Argentina y Correspondiente de las de España.

Investigador Superior del Consejo de Investigaciones de Argentina (CONICET).

Doctor Honoris Causa de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla. Director del Centro de Documentación de Arquitectura Latinoamericana (CEDODAL)

Las alamedas en Hispanoamérica
En América la repercusión de la Alameda de Hércules y la idea de la consolidación de áreas urbanizables próximas a zonas pantanosas motivó la formación de las primeras alamedas en las ciudades de México, Lima y el Cusco, aunque los fundadores plantearan su instalación en otras ciudades. La del Cusco fue de breve vida al desplazarse la población indígena sobre la periferia urbana y concentrarse los españoles en el área central. La de Lima se fue transformando y ampliando con nuevos trazados en el siglo XVIII y la de México tuvo una notable permanencia y conservó su carácter hasta nuestros días aunque sometida a las modificaciones de los modos de vida urbanos. El siglo XVIII con las novedades de los medios de transporte, la búsqueda del disfrute del paisaje y el paseo daría origen a múltiples alamedas que requirieron instalaciones específicas de agua y un equipamiento acorde al uso.