Antonio Collantes de Terán Sánchez

Doctor en Historia General. Profesor Titular de Historia Medieval en la Universidad de Sevilla (jubilado) y Académico de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras.

Sus investigaciones se centran, por una parte, en el mundo urbano de Sevilla y restantes ciudades andaluzas en la Edad Media y comienzos de la Moderna, con especial atención a las estructuras urbanas y al urbanismo y, por otra, en la hacienda y fiscalidad municipales en ese mismo período.

“De lo privado a lo público: del patio a la alameda”
Analiza la evolución y las características de la presencia de la vegetación en el espacio urbano de Sevilla. Inicialmente, desde la etapa romana hasta el siglo XVI, dicha presencia quedó circunscrita al ámbito doméstico; primero, en los patios ajardinados de las casas, y luego, también en los corrales, jardines y huertas de la periferia de los solares. Hubo que esperar al año 1574 para que, con la inauguración de la Alameda de Hércules, Sevilla contase intramuros con el primer espacio público de calidad para el ocio y esparcimiento de los ciudadanos. Dicha obra trascendió los límites locales para convertirse en un referente incluso más allá de nuestras fronteras. A partir del siglo XVIII, se crearon nuevas alamedas, ahora ya extramuros, siguiendo el curso del río, a lo largo de los frentes occidental y meridional de la ciudad.